separate
Ideas, opiniones, reflexiones, curiosidades. El placer de la vida. La superación espiritual y social. Este es el pequeño mundo de limón chiflado
banner ad
logo
rolo tejerina ridder

Hacíamos el amor compulsivamente, deliberadamente

(...) Hacíamos el amor compulsivamente. Lo hacíamos deliberadamente. Lo hacíamos espontáneamente. Pero sobre todo, hacíamos el amor diariamente. O en otras palabras, los lunes, los martes y los miércoles, hacíamos el amor invariablemente. Los jueves, los viernes y los sábados, hacíamos el amor igualmente. Por últimos los domingos hacíamos el amor religiosamente (...)
(...) Hicimos también el amor por ósmosis y por simbiosis: a eso le llamábamos hacer el amor científicamente. Pero también hicimos el amor yo a ella y ella a mí: es decir, recíprocamente. Y cuando ella se quedaba a la mitad de un orgasmo y yo, con el miembro convertido en un músculo fláccido no podía llenarla, entonces hacíamos el amor lastimosamente. Lo cual no tiene nada que ver con las veces en que yo me imaginaba que no iba a poder, y no podía, y ella pensaba que no iba a sentir, y no sentía, o bien estábamos tan cansados y tan preocupados que ninguno de los dos alcanzaba el orgasmo. Decíamos, entonces, que habíamos hecho el amor aproximadamente (...)
(...) Muchas veces hicimos el amor contra natura, a favor de natura, ignorando a natura. O de noche con la luz encendida, mientras los zancudos ejecutaban una danza cenital alrededor del foco. O de día con los ojos cerrados. O con el cuerpo limpio y la conciencia sucia. O viceversa. Contentos, felices, dolientes, amargados. Con remordimientos y sin sentido. Con sueño y con frío. Y cuando estábamos conscientes de lo absurdo de la vida, y de que un día nos olvidaríamos el uno del otro, entonces hacíamos el amor inútilmente. Para envidia de nuestros amigos y enemigos, hacíamos el amor ilimitadamente, magistralmente, legendariamente.
Para honra de nuestros padres, hacíamos el amor moralmente. Para escándalo de la sociedad, hacíamos el amor ilegalmente.
Para alegría de los psiquiatras, hacíamos el amor sintomáticamente. Y, sobre todo, hacíamos el amor físicamente. También lo hicimos de pie y cantando, de rodillas y rezando, acostados y soñando. Y sobre todo, y por simple razón de que yo lo quería así y ella también, hacíamos el amor voluntariamente.

Fragmento de Palinuro de México - Fernando del Paso

Publicista, locutor de la BBC, diplomático, pintor, poeta y novelista nacido en la ciudad de México. Su novela Palinuro de México (1977) es un vasto homenaje rabelesiano al cuerpo y a las funciones proliferantes y vitales de la imaginación. Recibió varios premios en México, el Rómulo Gallegos de Venezuela (1982), el premio a la mejor novela extranjera publicada en Francia (1985) y es miembro del Colegio Nacional de México.

3 comments :

Dale! Dejá tu opinión, tu sensación, escribí lo que quieras...

logo
Copyright © 2012 limonchiflado - Fotografía y Video Eventos Córdoba .